RISOTERAPIA: La risa, un arma ante la enfermedad