Reflexión: El corazón de las cebollas