Depresión: un sufrimiento constante