La «realidad» que nos ofrece la percepción