La migraña: ¿Enfermedad crónica invisibilizada?